Preguntas frecuentes

CENSO 2023

Cada aproximadamente diez años, el Instituto Nacional de Estadística (INE) realiza un conteo y caracterización de las viviendas, los hogares y las personas, a efectos de conocer los cambios en la estructura demográfica, social y económica del Uruguay.

Un censo es una investigación estadística en la que los datos se obtienen de la totalidad de las unidades de información que componen el “universo o población” a investigar.

Las claves para definir una población son: (1) que los sujetos o unidades de información tengan características comunes (son viviendas u hogares o personas o empresas, etc.) y (2) que comprende absolutamente a todas esas unidades.

Es una de las principales fuentes de datos primarios para alimentar el sistema de estadísticas sociales y demográficas. El valor del Censo de Población, Hogares y Viviendas radica en la cobertura universal, lo cual permite identificar y cuantificar sucesos de muy baja frecuencia en la población (que no pueden ser captados a través de encuestas). Es además, la única herramienta que provee información desagregada territorialmente a nivel de áreas pequeñas.

Su objetivo es producir información correspondiente a un momento o período dado, que permita actualizar los datos sobre la dimensión, estructura, distribución territorial de la población y sus principales características socioeconómicas.

Responde a tres preguntas fundamentales:

¿Cuántos somos?: conocer la cantidad de habitantes y su distribución por sexo y grupo de edades (estructura de la población).

¿Dónde estamos?: conocer la distribución geográfica de la población, los hogares y las viviendas en el territorio nacional.

¿Cómo vivimos?: conocer las principales características de los hogares y de las viviendas. Asimismo, conocer las características de la población en términos de edad, sexo, nivel educativo, ocupación, actividad económica entre otras características fundamentales.

Las unidades de observación son los residentes habituales del territorio nacional, los hogares, las viviendas particulares y las colectivas.

Suponen censar a cada persona, cada hogar y cada vivienda y sus características, de modo de permitir el procesamiento de la información al menor grado de desagregación posible.

Cumplen el criterio de universalidad, es decir que abarcan todas las unidades del territorio definido con precisión por ejemplo, todo el país o una parte bien delimitada del mismo.

También cumplen con el principio de simultaneidad, es decir, que todas las personas y viviendas son censadas en una fecha lo más próxima posible y en un período de referencia bien definido.

Las unidades de observación son los residentes habituales del territorio nacional, los hogares, las viviendas particulares y las colectivas.

La recolección de datos en los censos de viviendas, de hogares y de personas, permite describir las condiciones y características generales de toda la población de interés.

Una aplicación estadística especial es la construcción de marcos, listados y mapas para diseñar encuestas por muestreo dirigidas a la investigación de temas más detallados o específicos que los de un censo. Un ejemplo de estas encuestas es la Encuesta Continua (Nacional) de Hogares que desarrolla el INE en forma continua desde 1968.

Las condiciones y características recogidas por un censo, permiten la toma de decisiones, la definición de políticas de todo tipo, la detección de áreas de aplicación de los objetivos ya existentes, o evaluación de resultados de esas aplicaciones aunque sea en forma general.

Un censo se realiza principalmente porque:

  • Se necesita mantener información básica y actualizada sobre la distribución territorial y características principales de diversas poblaciones (viviendas, hogares, personas); permitiendo estudiar focos de crecimiento, decrecimiento, y otras características (saneamiento, acceso a la electricidad, agua, elementos de confort, educación, trabajo, fecundidad, entre otras).
  • Esta información es útil como insumo para focalizar poblaciones de interés en los distintos niveles de desagregación geográfica del país y así orientar y facilitar la toma decisiones para la planeación, organización y ejecución de políticas Proveer información para actualización y elaboración de las estimaciones y proyecciones de población
  • Se necesita actualizar marcos, listados y mapas para permitir el desarrollo de encuestas específicas como por ejemplo, la Encuesta Continua (Nacional) de Hogares, con las que se puede analizar con detalle el mercado de trabajo, las capacidades educativas de la población de personas, etc.
  • Además de la utilidad pública de la información, los institutos de investigación académica ó de mercado necesitan datos básicos actualizados para desarrollar sus estudios comparativos con otros censos y sus propias encuestas socioeconómicas, de opinión o de mercado.
  • Brinda información general para desarrollar todo tipo de emprendimientos industriales, comerciales, de servicios, de ubicación de establecimientos educativos de todo nivel, de fomento de la construcción, y de ubicación de centros de salud, sin que esta lista agote los posibles usos.

En el transcurso de la historia del Uruguay se han realizado ocho censos de población, seis de viviendas y cuatro de hogares; los de población se realizaron en los años 1852, 1860, 1908, 1963, 1975, 1985, 1996 y 2011.

Si bien hasta el año 1908 ya se habían realizado en el país tres censos de población, hubo un gran vacío hasta la década del 60, momento a partir del cual se retoman los operativos censales (1963) y comienzan a realizarse en forma periódica y aproximadamente decenal.

Implica el desarrollo en campo del operativo censal para relevar los Censos de Domicilios, Viviendas, Hogares y Personas.

En 2023 se realizará:

  • el 7º Censo Nacional de Viviendas.
  • el 5º Censo Nacional de Hogares.
  • el 9º Censo Nacional de Población.

No.

Se desarrollará durante un periodo extendido de tiempo.

Hasta el año 1996 se censaban a las personas en un solo día, en el lugar donde habían pernoctado la noche anterior al día del censo (censo de hecho).

A partir del Censo Fase I del año 2004, se aplica el levantamiento censal en un periodo extendido de tiempo (censo de derecho).

Existen dos modalidades de censo: de Hecho (o “de facto”) y de Derecho (o “de jure”).

En el primero, las personas son censadas en el lugar donde pernoctaron la noche anterior al día del censo. El INE levantó este tipo de censo hasta el año 1996.

A partir del Censo Fase I del año 2004, se aplica la modalidad de Censo de Derecho, es decir, las personas son censadas bajo el criterio de residencia habitual y no de pernocte.

El Censo 2023 de Uruguay será de Derecho: las personas serán censadas y contabilizadas en el lugar donde declaren tener su residencia habitual.

Presencialmente, mediante la visita a cada domicilio.

La información de los cuestionarios censales será cargada en Dispositivos Móviles de Captura (DMC) por personal de campo (Censistas y Supervisores) debidamente identificado, que visitará cada domicilio asignado en su zona de trabajo.

Se evaluará además la posibilidad de incluir la modalidad de auto enumeración (formulario censal Web), ya sea como medio primario (opcional) de relevamiento, o como herramienta de recuperación en las viviendas donde no se pueda hacer contacto luego de varias visitas.

En la etapa preparatoria del Censo, se realiza un proceso de revisión de los contenidos de los cuestionarios censales. Insumos para ello son la Consulta Abierta a Usuarios, los talleres con Institutos de Estadística de la región y con Organismos internacionales especializados en la materia censal, así como  las recomendaciones internacionales.

En general, y para cumplir con el principio de comparabilidad, los cuestionarios censales harán referencia a las características básicas de las viviendas, los hogares y las personas.

No.

Basta que una de las personas residentes en ese domicilio se responsabilice de responder por todos los demás que allí residen. Esta persona será el informante “calificado” del domicilio y eventualmente  del hogar.

En casos muy especiales (por ejemplo, de personas que no son capaces de responder al censista por alguna razón), la persona que vive en otro lado pero lo asiste frecuentemente, puede responder por él/ ella.

Sí.

La Ley Nº 16.616 establece la obligatoriedad de brindar la información solicitada por el INE.

Es muy importante que usted sepa que la confidencialidad y seguridad de la información está garantizada por el “Secreto Estadístico” (Ley Nº 16.616).

El relevamiento del próximo Censo se realizará en el año 2023.

Le recomendamos que denuncie cualquier eventual hecho, información inexacta o sospechosa que reciba, comunicándose al 150 – 7724

Ante las siguientes situaciones, contáctese con nosotros:

  • recepción de una llamada telefónica de alguien que dice ser del Censo y que solicita información personal o financiera
  • la visita de un “falso censista” solicitando ingresar al domicilio o su información personal
  • recepción de un correo electrónico, WhatsApp o SMS que se hace pasar por el Censo pidiendo su información personal
  • comunicación de una dirección Web que pretende ser oficial, pero no es ine.gub.uy